¿Cómo hacer una aplicación y no fallar en el intento?

Con tablets y smartphones en nuestros bolsillos, cual extensión de nosotros mismos, llegaron las aplicaciones para solucionarnos ¡la vida!; o eso creemos. La función de hablar, que era el objetivo de un celular por allá a principios de siglo, fue desplazada. En su lugar llegaron los textos, redes sociales, noticias, música, videos, libros, transacciones, ¡comida! y toda clase de entretenimiento posible. Si te suena, aquí te decimos cómo hacer una aplicación.

OBSERVA, qué necesidades detectas en la gente, de qué se quejan, cuáles son sus problemas, sus deseos. A partir de eso busca una solución a la mano y tan fácil como para descargarla en un teléfono y acceder a ella. La web 2.0 nos ha llevado a tener el mundo en nuestras manos; y con la existencia de las aplicaciones y las estrategias de marketing digital PODEMOS hacerlo.

¿Cómo hacer una aplicación? ¿vale la pena?

Antes de pensar en cómo hacer una aplicación, piensa por qué:

  • Sin necesidad de una bola mágica, un informe de “The App Date” de España dice que en 2018 compramos 3 veces + viajes, ocio y moda a través de las apps.
  • El informe de State of Mobile 2019, asegura que el consumo a través de las tiendas de las apps superará los 120 millones de dólares.    
  • Las descargas en el 2018 fueron de 194 mil millones.
  • El tiempo dedicado a las apps de compras subió 18 mil millones en 2018, 60% más que en el 2016.
  • La generación Z (de 16 a 24 años), dedica 20% más al uso de sus aplicaciones que las demás.
  • Las cifras no mienten, las aplicaciones están en auge porque el MERCADO lo pide. Más que las grandes empresas, son las startups las que se le miden a desarrollarlas para resolver problemas específicos de su audiencia. 
  • Nos da mamera ir al restaurante, pedimos por Rappi; nos da ‘cosa’ coger un taxi en la calle, usamos Uber; aburrido… con ganas de charlar.. plan casual o ¿encontrar la media naranja? ¡Tinder ☺! ¿Así o más claro?

¿Cómo hacer una aplicación?

  1. A partir de la observación se encuentra el problema. Cuando tengas uno, “maqueta” tu aplicación. Ten a la mano un equipo de desarrollo confiable y analiza la serie de interfaces de la app. ¿Cuántas necesitas para resolver el problema? ¿Dos? Como Uber, ¿con una interfaz de conductor y otra de cliente?
  2. Como todo proceso creativo: dibuja, ilustra, haz un bosquejo. Enfócate en la arquitectura de la aplicación, en cuáles serían los contenidos y el diseño -clave UX-, y al final desarrolla el código.
  3. ¿A cuál sistema operativo le apuntas?, ¿Android o IOS? Define cómo vas a crear tu plataforma o a través de qué herramienta, en caso de que no sepas programación.
  4. Con tu ‘obra’ maquetada, dibujada y la plataforma elegida, comienzas el proceso de desarrollo y programación.
  5. Para terminar, abre una cuenta en Google Play o App Store, invierte, publícala y ¡voilá!

Ya tienes todo para saber cómo hacer una aplicación, ahora lánzate a hacerla realidad. 

Fuentes: