Redes sociales: Colapsando entre memes y confusión

¡Se cayó Facebook! Una “tragedia” entre memes y confusión

El pasado 3 de julio se cayó Facebook, una “tragedia” que solo es posible hoy en día, cuando las personas y las Agencias Digitales no se despegan de las redes sociales. 

La confusión fue grande, más aún para muchos millennials que se preguntaban: ¿Cómo puedo ir a comer sin subir una foto de mi plato? ¿Cómo puedo reír si la mitad de mis memes no cargan? 

Mientras muchos millennials sufrían la traumática experiencia de enfrentarse a la realidad sin poder filtrarla o ponerle emojis, la embarrada más grande fue para las Agencias Digitales, ya que muchas de las estrategias de marketing digital dependen del todo, o en parte, de las redes sociales.

Detengan las redes, que me quiero bajar

No solo se cayó Facebook, sino también Instagram y Whatsapp, por lo que la gente no podía subir fotos ni videos. Con las cosas como estaban, estas tres redes e incluso Mark Zuckerberg, fueron troleados hasta que los usuarios se quedaron sin memes.

Cuando las redes volvieron, uno de los voceros de Facebook se disculpó y aceptó que el fallo fue culpa de ellos ya que, mientras hacían las tareas diarias de mantenimiento, causaron el problema que impedía a los usuarios subir sus fotos o videos.

Pero la vaina va más allá de la confusión y el bully virtual, teniendo en cuenta que no ha sido la única caída de redes de este año, es nada más y nada menos que la cuarta vez que estas redes fallan.

¡Se cayó Facebook! Una “tragedia” entre memes y confusión

Tu embarrada es mi oportunidad

Claro que no todo es malo y los que más se gozaron las desventuras de Mark y sus redes fueron los tuiteros, que dejaron pasar la oportunidad de burlarse de la situación. Tanto así que después de que se cayó Facebook y las otras redes, entre las tendencias de Colombia puntearon los hashtags #facebookdown, #instagramdown y #whatsappdown .

Esto es una bandera roja también para las Agencias Digitales que están metiéndole la ficha a las redes sociales, ya que no se puede olvidar que estos son activos compartidos que, cual potra zaina, no permiten que se tenga control total sobre ellos. 

¿Qué hacer entonces? ¿Incendiar la empresa y cobrar el seguro? Pues hay otra opción, que es aprovechar la ricura de los medios propios, como lo son las páginas web propias o aplicaciones.

Esto también es para que los influenciadores le echen cabeza a distintas maneras de llegarle a sus usuarios, sin tener que ser esclavos (casi sexuales) de las redes.

¡Se cayó Facebook! Una “tragedia” entre memes y confusión

Nace, crece, sube selfies y muere

Las redes ya son parte de nuestra vida, no solo de la rutina, sino también de la manera en que nos comunicamos.  Nuestro lenguaje no es el mismo de antes: los memes, los emojis, los hashtags y las abreviaciones se convierten en maneras de hacerse entender y de conectar con los demás, es por eso que escapar de la vida digital ya no es una opción.

En pocas palabras, la marca que no está en internet, no existe. Aunque las redes sociales son importantes, hay que tener en cuenta que estos no son medios propios: no se pueden controlar y tampoco se puede tomar acción en el momento en que fallen o se caigan.

Por eso, antes de guerrearla por lograr presencia en redes, es crucial tener medios propios, como una página web, para evitar perder clientes y tener el chance de acercarse a ellos, de coquetearles un poquito e incluso de venderles los productos, ya sea por medio de un e-commerce o con ayuda de las mismas redes. 

Apostarle a los medios propios es entonces algo que no puede faltar al cranearse estrategias digitales. Así la puedes seguir rompiendo cuando las redes se caen e incluso si, un trágico día, dejan de existir.

Fuentes:

//cincodias.elpais.com/cincodias/2019/07/03/companias/1562187002_160068.html?rel=str_articulo#1562253480281

//elpais.com/tecnologia/2019/04/15/actualidad/1555314589_574325.html?rel=str_articulo#1562253480281

//elpais.com/tecnologia/2019/07/03/actualidad/1562166307_996779.html