Alpin y su mundo paralelo: Solo para niños

Alpin es una marca de leche saborizada con muy buena acogida entre los niños colombianos. Sin embargo, se enfrentaba a un gran reto, ya que debía cerrar su perfil de Facebook a causa de las políticas de buenas prácticas de esta red que restringían su uso para menores de 13 años. 

Recomendación para el lector: Por esta razón insistimos en que el centro de su estrategia digital esté en medios propios que no dependan de las decisiones de terceros. 

Objetivo: Hacer un espacio que le permitiera a los niños divertirse tanto con los gatos como lo hacían en Facebook.

Insight: “Soy fanático de los gatos pero mis papás no me deja tener Facebook”

El plan: Creamos el callejón de los gatos, un lugar para socializar con los personajes de la marca y compartir con otros niños sin restricciones, mientras sus papás se despreocupan porque saben que entran a un espacio seguro. 

Cómo le dimos vida al plan digital

La marca había construido una base de seguidores en Facebook importante por lo que debíamos encontrar la manera de migrarla de una forma creativa a un sitio que resultara interesante para ellos.

Migración de Facebook

La parrilla del perfil mostraba las aventuras de los gatos Alpin; tres personajes desarrollados para representar uno de sus tres sabores (fresa, vainilla y chocolate) y con características de personalidad diferentes así que hicimos literalmente un trasteo en el que íbamos borrando las publicaciones, descolgando paulatinamente los posts de cada gato cuando se iba de Facebook al sitio. Al final el perfil quedó vacío y solo se veía el mensaje en el cover : “Nos vamos, este Facebook es muy de papás”

Alpin.com: El callejón de los gatos

Un sitio web en el que los niños experimentaban un recorrido por la casa de los gatos, un callejón por el que podían caminar libremente explorando los cuartos de los gratos (con contenido especial, material descargable y juegos según la personalidad de cada uno). Además, podían hacer parte de las aventuras de los personajes, con juegos en los que debían vencer a sus enemigos (perros de otro planeta y un chino que buscaba hacer arroz con gatitos en su restaurante entre otros).

Actualizaciones mensuales

Teníamos claro que los niños no se iban a quedar con un sitio estático y por eso decidimos hacer nuevos juegos, experiencias y descargables en el sitio con temas, personajes y productos diferentes.

CatBook

Adicionalmente, replicamos lo bueno de Facebook en una red social solo para niños en la que los visitantes podían ver, participar y compartir con las publicaciones del día a día de los gatos y que además servía como menú del sitio, conectando las publicaciones con los cuartos, juegos y descargables.

Así logramos que los niños tuvieran un espacio divertido y la marca se conectara directamente con ellos sin depender de terceros.

Salir de la versión móvil